Grupo Oncomedica

Horario : Lunes a Viernes - 8 am a 6 pm
  Central : +51-1-224-9310

Prevención Oncológica

La curación del cáncer depende básicamente del diagnóstico oportuno de la enfermedad. Más de 80 por ciento de los casos pueden curarse cuando son detectados en su etapa inicial. Inversamente, la mayoría de casos avanzados son incurables.

Como el cáncer temprano es una enfermedad silenciosa, la población en riesgo tiene que ser sometida a un proceso de detección de la enfermedad. Lo primero es la educación del público que debe ser alertado para tener exámenes periódicos que eviten que llegue a la situación de cáncer avanzado mediante el diagnóstico oportuno. Así mismo, se ha insistido en la necesidad de que el médico general, el médico de la familia dedique también su atención a la gran tarea de la detección temprana de cáncer.

La detección de cáncer, sin embargo, requiere un conocimiento profundo de la frecuencia de las diferentes formas de cáncer en los diferentes segmentos de la población de un país. El perfil epidemiológico del cáncer en el Perú es el de la población de un país en vías de desarrollo, con una importante carga de población en las primeras décadas de la vida. Del mismo modo, la frecuencia de las diferentes formas de cáncer para el hombre y la mujer peruanos, a lo largo de la vida, tienen que ser tomados en cuenta en los programas de detección, y a la hora de aplicarlos en forma individual.

El Instituto Oncológico de Lima ha implementado el Chequeo Prevencer® que se ha diseñado teniendo en cuenta los conceptos antes mencionados. En este programa, a mano de médicos oncólogos con alta calificación y experiencia, la detección consiste en practicar una historia y examen físicos dirigidos a determinar el Riesgo Específico de Cáncer –cuantitativo y cualitativo- de cada paciente, es decir a saber si su riesgo de cáncer es alto medio o bajo; y a determinar el tipo de cáncer para el cual existe riesgo: mama, cervix, ovario en las mujeres; próstata, pulmón, estómago en hombres.

Los exámenes auxiliares, específicos para cada forma de cáncer, son entonces practicados en forma selectiva, lo que permite mayor eficiencia además del uso racional de los recursos. No debe dejarse de lado el hecho que todos estos exámenes especializados son practicados con los más altos estándares de calidad internacional lo que disminuye el margen de error.